martes, 8 de septiembre de 2009

Un Mes. (Matt)

Uuuuuhhh! Lo siento! Por no escribor tanto como les prometí :’( es que tengo qe compartir comp. Kn mi hermano y como la semana anterior no fue al gimnasio se la paso aquí molestándome bno pero en fin! Aquí esta el capítulo es desde la perspectiva de Matt empieza desde que va a recoger a Val a su casa spero que les guste :D


- Supongo que no me vas a decir a donde vamos verdad? – me preguntó.


- No, pero dejaré que nos guíen – le propuse, al mismo tiempo que le pasaba un mapa que había tomado del cajón de papá.

Conducía por la tranquila carretera mientras veía de reojo como intentaba descifrar el mapa. Al cabo de unos minutos me dí cuenta que ni siquiera era de la zona. Val se veía simplemente adorable tan confundiada, frunciendo el ceño. Esto era una de las cosas que más iba a extrañar de ella cuando me fuera. Sentí un vacío en mi pecho al recordad aquella tarde en la que mi padre me dijo que nos teníamos que mudar de nuevo por culpa de su trabajo.
Traté de quitarme esa idea de encima, no quería amargarle a Val nuestra salida.

- Creo que no encontramos acá – dijo señalando un punto en el mapa.
- Sabes .. creo que llegué a la conclusión de que si nos perdemos serías una pésima guía. – me respondío con una sonrisita sarcástica. Después de unos minutos vía que habíamos llegado.

Se quedó sorprendida por el lugar donde estábamos. Toda la tarde nos la pasamos realmente bien, jugando como pequeños niños.
Cuando ya estábamos cansados de chapotear nos acostamos en una manta que había llevado.
La rodeé con mis brazos y ella se acurrucó en mi pecho, podía sentir su tranquila respiración.
Alzó la cabeza y me miró por un tiempo, la seguí mirando, pensando en qué iba a hacer sin ella a mi lado.
Mis ojos se habían acostumbrado a la oscuridad. Buscó mis labios con los suyos hasta encontrase. Pude sentir su dulce y cálido aliento dentro de mi boca.
Después me miró a los ojos, rodeados por la obsuridad, y me dijo:


- Te amo. Quiero estar siempre contigo.

Sentí una puñalada fría en mi pecho, era lo peor que me pudiera haber dicho en estos momentos. Sin pensarlo le respondí:

- A mí también me gustaría estar contigo para siempre… - no pude evitar que mi voz saliera con una obvia nota de dolor. Val se dio cuenta inmediatamente.

- ¿Qué pasa? – me preguntó con ojos preocupados. Había arruinado la noche, sólo por dejarme llevar por mis estúpidos sentimientos.

- Val yo … - exhalé – Yo .. no sé cómo decírtelo… - Pasaron segundos en los que debatí dentro de mí si tenía que decirle la verdad o mentirle para no hacerla sufrir. Al final opté por la primera opción.

- Me tengo ir ..- dije con los puños y los ojos fuertemente cerrados, no tenía el valor suficiente como para verla sufrir.

Pasaron unos minutos. Sentía su mirada sobre mí y podía escuchar su respiración entre cortada. Al fin ella dijo algo:

- A donde? – preguntó con hilo de voz que apenas y la podía escuchar. Relajé los puños y abrí los ojos.

- A Viena. Austria – después de pronunciar esas palabras puede ver como se puedo pálida como la cal. Su respiración se hizo aún más entre cortada y empezó a temblar ligeramente.

- Val? Val estás bien?!? – le pregunté mientras acercaba mi mano para ponerla en su mejilla.

- No te acerques – me dijo ásperamente. Me quedé congelado por la determinación que destilaban sus palabras. Ella sólo se paró y se fue caminando.
Me quede un rato sobre la manta pensando que había arruinado totalmente la noche, no era mi intención decírselo en ese momento.
La encontré después de un rato de haberla estado buscando. Al verme corrió a mis brazos y empezó a sollozar. No pude evitar derramar algunas lágrimas.

Pasamos un rato más viendo las estrellas, hasta que me dí cuenta de lo tarde que era. Val no reprochó al ir a casa.
Llegamos a su casa, iba de salida cuando dijo:

- No te vallas! – dijo al tiempo que corría y se abrazaba de mi cuello como tanto me gustaba
- Me tengo que ir, tu madre me mataría.
- No está mi madre – me respondió con una sonrisa pícara
Era demasiada tentación para mí tener a Val a unos centímetros míos. En la noche. En la misma cama. Por fin logré responder:

- Hmm .. creo que aceptaré.. –dije, pero enseguida agregé – pero sólo para dormir, no quiero que Connor quede traumado – dije, mientras me reía.

Me cambié rápidamente en el baño. Val todavía no terminaba, por un momento pensé en la posibilidad de abrir la puerta e ir por ella. Deseché rápidamente esa idea. Tenía que aguantar.
Sin querer empujé con mi cuerpo un poco la puerta y se abrió un poco.

- Ahh!! No me eh terminado de cambiar! – gritó
- Lo siento , lo siento – dije desde afuera apenado.

Salió a lavarse los dientes mientras yo me metía en su pequeña cama a esperarla y apagué la luz. Al entrar se sorprendió un poco, pero la recibí con los brazos abiertos. Se acurrucó en mi pechó y dijo:
- Solo para dormir- seguido de una ligera risita.
En la noche la escuchaba sollozar y repetir mi nombre una y otra vez. Me partía el corazón cada vez que sucedía. Lo único que podía era acariciar su cabello y decirle que todo estaba bien y que estaba junto a ella .. aun que no podía prometerle un por siempre …

5 Razones para seguir escribiendo:

Sandra dijo...

¡¡¡Nooooo!!! ¡¡Joooo, ¿por qué se tiene que ir?!! ¡Cuando las cosas iban tan bien! -.-' ¡¡Porfaaa renueva pronto, que cada vez me engancho más a tu historia!Q

Mel dijo...

joooooo, yo quiero que se quede!!!
me encanta la novela! espero con muchas ganas el proximo capitulo

por cierto soy la de selena life, ya me he canviado la historia, pasa y comenta haber si te gusta.

Hibbyta dijo...

T.T
por que?!
Besos!

Juliette! dijo...

:O! qe triste!

Cuidate mucho sube entrada! ¬¬
FEÑA&LA HISTORIA QUE ESCRIBES! ♥

Daf!! dijo...

Noo por que se tenia que ir!!! todo iba tan perfecto ahhh me encanto jaja hasta me hiciste llorar jaja y el capitulo pasado tambien jaja soy muy chillona